sexta-feira, 3 de abril de 2020

Mitad de consumo calórico nacional proviene de alimentos frescos

Cerca de la mitad (49,5%) del total de calorías disponibles para el consumo en los hogares brasileños proceden de alimentos frescos o mínimamente procesados, el 22,3% de ingredientes culinarios procesados, el 9,8% de alimentos procesados y el 18,4% de alimentos ultraprocesados. Se estima que el consumo de alimentos en los hogares corresponde a por lo menos el 70% del total de calorías ingeridas por la población brasileña.

Los datos se extraen de la llamada "Encuesta de presupuestos familiares 2017-2018: Evaluación nutricional de la disponibilidad de alimentos en los hogares brasileños", publicada este viernes (3) por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

"Así, es evidente el predominio de pautas de consumo de alimentos basadas en alimentos frescos y preparaciones culinarias", afirma el instituto.

Diferencias regionales

En las regiones Norte y Nordeste, en las zonas rurales y entre las familias de menores ingresos, la participación de alimentos frescos o mínimamente procesados e ingredientes culinarios fue aún mayor y superó las tres cuartas partes de la disponibilidad de alimentos en los hogares.

El sondeo señala que en las regiones Sur y Sureste y entre las familias de mayores ingresos, aunque predominan los alimentos e ingredientes culinarios frescos o mínimamente procesados, los alimentos ultraprocesados ya representan más de una quinta parte de las calorías consumidas en los hogares. En las regiones Norte, Noreste y Centro-Oeste, los alimentos ultraprocesados corresponden, respectivamente, al 11,4%, 14,4% y 16,6% del total de calorías.

"La evolución de la disponibilidad de alimentos en los hogares brasileños desde 2002 hasta 2018 muestra que los alimentos crudos o mínimamente procesados y los ingredientes culinarios procesados, aunque siguen predominando, han ido perdiendo espacio para los alimentos procesados y especialmente para los alimentos ultraprocesados", dice la encuesta.

Sin embargo, el estudio también indica que, si bien la participación de los alimentos ultraprocesados en los hogares haya aumentado continuamente, se ha producido una desaceleración de esta tendencia: un aumento anual de 0,6 puntos porcentuales en el porcentaje de calorías procedentes de alimentos ultraprocesados entre 2002-2003 y 2008-2009 y de 0,3 puntos porcentuales entre 2008-2009 y 2017-2018.

El IBGE considera que esa desaceleración en el consumo de alimentos ultraprocesados, observada en el medio urbano y rural y en todas las regiones y estratos de ingresos, puede ser el resultado de las políticas públicas implementadas en el período más reciente, con énfasis en las acciones basadas en la Guía de Alimentos para la Población Brasileña del Ministerio de Salud, "cuya regla de oro recomienda basar la alimentación en alimentos frescos o mínimamente procesados y sus preparaciones culinarias y evitar los alimentos ultraprocesados".

Alimentos frescos y mínimamente procesados

De acuerdo con el sondeo, entre los alimentos in natura y mínimamente procesados, el arroz correspondió al 15,6% del total de calorías, seguido de la leche, con el 5%, de la carne de ave, con el 4,6%,  y del frijol, con el 4,3%. "Todavía relevantes en la dieta brasileña, aparecen la carne de vacuno (3,4% del total de calorías), las frutas (2,8%), los macarrones (2,7%), la harina de maíz y otras (2%), la harina de maíz, la harina, la harina de mandioca (1,9%), la harina de trigo (1,8%) y las raíces y tubérculos (1,2%). Las verduras y los huevos representaron solo el 0,9% del total de calorías", dice la encuesta.

Entre los ingredientes culinarios procesados, el aceite vegetal representaba casi el 11% del total de calorías, seguido del azúcar, con casi el 10%.

José Mauro de Freitas Júnior, analista del IBGE, apuntó que se ha registrado una caída en el consumo promedio de arroz y frijol en los hogares brasileños: "Sin embargo, el arroz y los frijoles están más presentes entre las familias de menores ingresos", dijo. "Por otro lado, la gente está comiendo más fruta".

Señaló además que la región Norte tiene un promedio de adquisición de peces más alto que las demás regiones. En el noreste, el consumo de carne en los hogares es inferior al promedio nacional.

El investigador también destaca la disminución del consumo de carne en general. "Hay una tendencia a reemplazar la carne. Hay un factor económico, el aumento del precio de la carne, pero no solo esto. También hay cambios en los hábitos alimenticios".

Alimentos procesados y ultraprocesados

Entre los alimentos procesados, la mayor contribución al total de calorías fue el pan (6,7% del total de calorías), seguido del queso (1,4%), de las carnes saladas, secas o ahumadas (0,7%) y las bebidas alcohólicas fermentadas (0,7%).

"Por último, entre los alimentos ultraprocesados, destacan los fiambres y embutidos (2,5% del total de calorías), las galletas y dulces (2,1%), las galletas saladas (1,8%), la margarina (1,8%), los pasteles y tartas dulces (1,5%), los panes (1,3%), los dulces en general (1,3%), las bebidas gaseosas azucaradas (1,2%) y el chocolate (1%)", dice la encuesta.

*Con la colaboración de Tâmara Freire, reportera de Radio Nacional.



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna Veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat.

0 comentários:

Postar um comentário

Start Work With Me

Contate-nos
JOHN DOE
+123-456-789
Brasil, Bolívia, Argentina, Colômbia, Peru

Arquivo de Notícias

Periódico

Restey News - World

Recent Posts

Business

Pages

Pinterest

Featured